Educación Gratuita en 100 palabras

En esta sección publicaremos micro-relatos inspirados en la movilización por una educación gratuita, pública, laica y de excelencia. La invitación es sumarte a esta iniciativa, escribir y publicar a través de un post en la sección comentarios, y luego lo subimos para que esté junto a los otros textos... ¡Porque tenemos miles formas de protestar, adhiere y difunde esta iniciativa!

(Sin Título)

La deuda universitaria en los Estados Unidos ha creado una carga tremenda para la juventud del país. En promedio, la mayoría de los licenciados se gradúan con U$40,000 de deudas. Cada nación tiene una responsabilidad ética de proporcionar una educación gratuita a las generaciones del futuro. De no hacerlo sólo refuerza las disparidades socioeconómicas. Apoyo las movilizaciones en Chile por una educación pública gratuita. Ustedes representan un modelo de dar consciencia y inspiración al resto del mundo!! (Catherine Lindskog)
(Sin Título)
No hay mayor generosidad que educar, es entregar generosamente el conocimiento, envuelto con amor. Al educar no sólo nos encontramos con el Otro, sino que recreamos la vida, cuantas veces nos encontramos que con una simple frase o ejercicio matemático, se nos ocurre alguna idea?, y así crecemos.
La educación no debería ni siquiera plantearse como un "derecho", sino que como un "deber ser", al igual que la igualdad de género, no debería pelearse por tenerla sino que debería crecer fresca como la hierba, con dignidad. Nada hay más hermoso y heredabel que el aprender, sobre todo cuando este aprendizaje es compartido, de buena calidad y gratuita. (María Isabel Valenzuela)
  
(Sin Título)
La sangre,
en las pupilas,
se mesen en la ambigüedad del espectro fantasmal de la realidad,
que suele ser la imagen que no quiero ver en el lapsus de mi pestañear.
Siempre teniendo que escuchar ese bailar de consonantes de la lengua
...Un SHHHHH, como de supremacía.
Pero mi conciencia no quiso respetar el silencio.
Y todos corren hacia ningún lado,
hacia todas partes.
Todos están enloqueciendo,
la demencia los gobierna, la demencia y el abismo.

Cariño, la bandera sigue flameado.
La Libertad es nuestra bandera
y la Conciencia es el asta que la sustenta. (Carolina Alvarado Riquelme)
(Sin Título)

Yo no veo el problema con la educación como una guerra. No siento odio, no siento el ánimo de luchar ni me siento herido. Si una enseñanza nos deja la educación, es que podemos comprendernos los unos a los otros. ¿Como va a ser más dificil comprendernos los unos a los otros que comprender el increíble funcionamiento del cuerpo humano o las maravillosas leyes del universo que nos rodea? Salir a las... calles a pedir lo que creemos justo no debe ser visto como una tensa lucha sino como una extravagante forma de conversar. Sin daños ni heridos. Si no dañamos ¿por qué habrían de atacarnos? Pero sucede justamente lo contrario, parece más difícil comprendernos entre nosotros mismos, y sí, nos atacan sin haber herido a nadie. Chile tiene que cambiar. (Raúl Rojas)


(Sin Título)

Desmotivación incalculable, ser pobre en un país rico, un rico pasa a llevar mis necesidades básicas, y no es por ser más inteligente, sino que el dinero es igual a poder y con el dinero pisoteas a los que no lo tienen, las riquezas de mi país se van en los bolsillos de gente que habla otro idioma, y dan explicación en su propio idioma y menos uno entiende, siendo un país rico sería necesario gente para trabajarlo y la gente ser rica, pero los inútiles subversivos que manejan el estado, invierten en países inestables y por ser brutos venden en bruto nuestras riquezas. (Oscar Hurtado Rodríguez)

El Flaite con Educación

Para él, la barricada y la molotov no eran un juego. Eran su opción política, infinitamente responsable. Después de tantas lecturas, frustraciones e impotencia había decidido ejercer poder desde los márgenes. Y no asu...mía que las otras formas de irrumpir en el mundo fueran menos válidas. Sabía claramente que desde todos los espacios y visiones la construcción de ciudadanía eran necesarias. 

Luego de marchar al ritmo de los canticos alegres, se va a su margen y trata de incendiar la injusticia. Se siente libre, feliz y en otro tiempo. (Cristina Oyarzo V.)


Al Son de las Cacerolas…

Nueve en punto, escucho las primeras cacerolas desde la villa colindante a la mía, voy a la cocina, tomo un sartén y una cuchara de palo…me desalienta no escuchar ruido en mi calle, pero igual decido salir, recuerdo a mis vecinas de la vez anterior, les sorprendió mi llegada, ahora con esperanza miro hacia la izquierda y ahí estaban, con grandes cacerolas y con mayor entusiasmo las golpean, esta vez, me esperaban, no sé sus nombres ni ellas el mío, al son de las cacerolas casi es una anécdota, nuestro objetivo es que escuchen que tenemos hambre de educación. (Alicia Meneses V., San Bernardo)

(Sin título)

Y el segundo tirano disfrazado de oveja elegido por el rebaño que en un loco afán por el cambio de pastizales le otorgo el poder de dirigir el rumbo de pastoreo. Prometido pastos verdes y frondoso y no fue más que un falso trinar. Pero aquellas ovejas querían lo prometido, querían ser instruidas para que el pastor hambriento llamado vida no los devorara siendo solo ovejas de un rebaño. Y se pigmentaron negras, tomaron sus lanas y comenzaron la marcha y la protesta por el follaje prometido. (La Su Villagrán)
Al camarada...
Hace un rato, mientras las calles se volvían un campo de batalla, recordé que un viejo camarada dijo durante otra batalla “mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor”. Hoy quiero decirle a ese camarada que estaba equivocado, las grandes alamedas siguen cerradas, son controladas por perros adiestrados. Quiero decirle también a ese camarada que no se preocupe ya que, en las pequeñas calles, el hombre libre del futuro, resiste para crear una sociedad mejor donde las calles no tenga dueños ni perros controladores (Hugo Eduardo Carrión)
(Sin título)

Soy el Tito, después de la escuela vendo dulces con mi mamá. A mi papi lo secuestraron los piratas por que vendía cd. Mi tío es bacán va a ser doctor y me enseña cosas, me dice que mi papi se sacó la mugre pa que estudiara y que es el más bacán del mundo. Yo quiero un hermano pa´ ser como mi papi y sacarme la mugre pa que estudie de astronauta. Tengo pena, ayer a mi tío se lo llevaron los piratas porque tenía un cartel super grande que hizo con sus amigos, a lo mejor ve a mi papi. (Vero Valenzuela, Curicó)

Llueven lacrimógenas

Por las calles de Santiago un puñado de corazones rebeldes lucha por manifestarse en demanda por una nueva educación. Mientras en el cielo un helicóptero en actitud vigilante sobrevuela la capital. Esos corazones palpitantes, por la adrenalina de la incertidumbre de los minutos venideros, son iluminados por un rayo que parecía celestial, sus manos se alzan en señal de paz, pero desde el cielo caen bombas lacrimógenas, en respuesta por la osadía de querer una mejor educación. (María Loreto Muñoz Villa, Santiago)
 
Crónica de una batalla

Decíamos que no, pero teníamos miedo, porque ellos tenían caballos, tanques de agua y furia en los gestos. Igual teníamos que estar, recuperar las calles que creíamos nuestras, poner el cuerpo ahí donde estaba nuestra voz que gritaba todos somos más que cada uno. Queríamos decir el conocimiento es nuestro y venimos a reclamarlo, porque es justo, ese es el futuro que se hace ahora, mañana es tarde. Teníamos miedo porque sabíamos que la justicia demasiadas veces descansa sobre víctimas inocentes (Paulina Contreras, Ñuñoa)

Un monstruo grande que pisa fuerte

Tu deuda universitaria, la de hoy y la de muchos ayer, es una criatura perversa y ciega. Pesa en los hombros de los jóvenes y no muere, aumenta exponencialmente con cada nube que pasa, con cada suspiro de banco, y se nutre de tu sudor anual. Esta especie mutante te mira y odia desde arriba, te acompaña y mea, y un día de estos se sentará en tu nuca reventándote como el zapato a la cucaracha. En un año será un demoniaco bebé; en veinte será un dios de fuego que sofocará tu esforzada, trabajólica y dependiente existencia. Hoy le perteneces. Lucha para que mañana seas tú quién la cabalgue. (Carlos J. D'alençon Gutiérrez, Santiago)

Mochilazo

Y en la Alameda los estudiantes de siempre… aquellos viejos que tenían sus bolsones de cuero o de cartón grueso de los años 50 y 60, hasta los niños y niñas del Jardín de hoy con sus mini-maletas con rueditas y el rostro de Justin Bieber, Los Transformes o las Princesas, tapizaron la avenida con sus mochilas para así amortiguar el paso desnudo de la justicia.(Jorge Inzunza H., Santiago)